sábado, 29 de junio de 2013

Temblores

Entra una viejita de ochenta y tantos años a una farmacia temblando toda. Se acerca al farmacéutico, no paraba de temblar la pobre, y le dice:
- Señor, ¿ustedes venden vibradores?
- Si señora, quiere comprar uno?
- No, sólo quiero saber cómo se apaga.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario